te proponemos una vida 3ple sin (sin críticas, sin quejas, sin ironías)

a veces tienen que pasar días, semanas o meses para que nos demos cuenta del sentido profundo de algo que hemos hecho o proponemos, a veces tienen que pasar años hasta que llegamos a la comprensión profunda de la cosa, es lo que nos ha pasado con el tema de las ironías en los talleres de 7 emociones y el 3ple camino, a ver si me explico.

Porque de alguna forma, lo que sí teníamos claro con relación a quejas y críticas, ya que la queja tiene su origen, no te vamos a volver en este caso la idea en pregunta, en nuestra falta de poder y en nuestra víctima, y la crítica tiene su origen en el abuso de poder y en el perseguidor que vive en nosotras, en esa forma de estar en el mundo que se encarga de decirle al alter qué y cómo, en el detalle que considera preciso, todo esto que teníamos claro respecto a la queja y a la crítica no estaba tan claro respecto a las ironías.

Ironía en nuestra vida no, ¿por qué?

Y estamos en eso, varios años después y trazamos una conexión entre la víctima y el niño natural, porque la imaginación y la curiosidad es el camino de salvación de nuestro niño natural dañado, que deviene en víctima.

Y trazamos una conexión entre el perseguidor y el ser adulto sano, porque el coraje y otra serie de características, igual de interesantes, trazan el camino de salvación hacia el ser adulto sano, que nos permite expresar nuestro buen juicio, tamizar nuestras decisiones con la experiencia de todo lo vivido, de una forma sensata, serena, ecuánime (sin exaltarnos y sin aspavientos, igual ánimo, qué capacidad más interesante), y en la medida que nos acercamos a este ser adulto sano nos alejamos de la conducta del perseguidor,

Y trazamos una última conexión entre el salvador y la madre protectora, porque cuando la ironía está presente lo que realmente ocurre es que estamos volviéndonas cínicas, y con el cinismo estamos des-conectando nuestro corazón y nuestra conexión emocional, desapareciendo al empatía, qué vamos a decir de la compasión.

Es por ello que te animamos a que hagas este ejercicio de nuevo, comprometiéndote a no juzgar (no al perseguidor), a no quejarte (no a la víctima) y a no ironizar (no a la salvadora) por un periodo de 21 días, y vas a comprobar que un día sin hacer estas 3 cosas es un día largo, muy largo, no pasa nada, si fallamos nos perdonamos, no nos vamos a castigar, y volvemos a intentarlo, y volvemos a practicar, al final la práctica hace la maestría.

así lo vimos…

en nuestros talleres regalamos piedras (es el regalo más sencillo que podemos hacer, dentro del reino mineral, el primer reino, cantos rodados que nos conectan con una fábula magnífica, la sopa de piedras), semillas (siempre podemos ser ejemplo en este mundo, y una semilla simboliza precisamente eso, ya en el reino vegetal, el segundo reino), gomas (porque en las gomas existe el recuerdo de que estamos siendo muy bestias, con el alter y con nosotras mismas, y ahí hemos llegado al tercer reino, el reino animal) y cuadernos (un cuaderno de bitácora encierra el ejercicio de la conciencia, no soy yo, sino la persona observadora que es consciente de lo que está pasando, tal vez no lo pude hacer perfectamente, ya lo sé, pero ahí estoy yo, más allá de la obra y el personaje, tomando nota, desde el cuarto reino, en el que el ser humano se hace presente… otra vez).

no nos gusta dar consejos, pero nos encanta proponer ejercicios (quehaceres, quesentires, quepensares) y éste es uno de nuestros favoritos, la tortura china, cada vez que te quejes, que critiques o que ironices… gomazo al canto, para que te acuerdes en el plano físico de lo que estás haciendo en el plano espiritual, hasta que el recuerdo tan des-agradable te permita adelantarte, y no hacer,

por una vida sin quejas, sin críticas y sin acidez.

si quieres ayudarnos en este ejercicio de desarrollar el mejor yo soy posible, acabamos de lanzar una iniciativa de financiación social en Goteo, plataforma de crowdfunding, para desarrollar el 3ple camino, un camino sin quejas, críticas y acidez,

un camino en el que nuestro ser adulto sano, nuestra madre nutricia y nuestro niño natural se hacen progresivamente presentes, en un ejercicio de desarrollo de hábitos positivos en nuestro día a día, que te ayudamos a potenciar mediante una app.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *